lunes, 19 de noviembre de 2007

Y no volvais




6 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

Trata de mantener a tus demonios en casa. Acaban siendo familiares. Si los dejas marchar vendrán otros nuevos... y tendrás que empezar a acostumbrarte otra vez.

Castigadora dijo...

Asi que ignorándolos se van de casa? Menos mal que me lo dices porque no sabía donde ponerlos ya! tenía pensado hacer obra en casa y todo para ampliar el cuarto, jejeje.

Me has intrigado! Tu faceta de escritor crece

Besos literarios

La interrogación dijo...

Caramba, qué fuerza tienes. ¿Ignorarlos?
El mejor consejo del día.
Besos

eSadElBlOg dijo...

vaya es la primera vez que me dan penica unos demonios y es que no los habia visto nunca arrastrando la cola...

Me gusta esta nueva faceta :)

sr Miyagi dijo...

ÑOCO. Uff q va... No termino de acostumbrarme. Que se vayan. No tienen porqué venir otros. Un saludo Ñoco!

CASTIGADORA. No sé, pero tratar de pasar de ellos tal vez sea una buena tactica. Si, dejan de venir o no ya te diré... No les des comodidades en tu casa. Que se vayan a otro lado (aunque esté cara la vivienda y el alquiler).

INTE. ¿Fuerza yo? No se, no se... Hago lo que puedo. De todas formas me visitan más a menudo de lo que me gustaría. ¡Un besazo!

ESA. ¡Gracias! Tus palabras son un honol pala mi ESA-Sam. Que no te den pena. Son unos cabrones y no digo otra cosa porque me pueden leer niños (ya sabes) :)

bamboo dijo...

buena banda sonora para tu tema